jueves, 24 de marzo de 2011

descenso del 20 3 11, desfiladero de los Beyos/Santillán

Alto Sella: III (4) (desde el arrudo: II/II+) con este nivel de agua
Datos Saih: SAIH A602 en Cangas de Onís
Nivel: 1,13 ml.
Caudal: 23,43 m3/s.
Datos Saih: SAIH SAIH Q101 Arriondas
Nivel: 1,33 ml.
Distancia: 11.80 Km
Desnivel: 1,81% (350/137 mts) aprox
embarque y desembarque (google earth), 1,5 km por encima de puente Vidosa hasta Santillán




Menudo día más estupendo pillamos este domingo para bajar el Sella, calor, sol y el bonito tramo del desfiladero. Calo, Agus, Pepe, Ignacio, Rober, Fa, Juan Carlos (soriano) y yo hicimos un Sella con bastante agua.

Los habituales de los tramos de la zona sin problemas, pero al menos yo, que iba con el kayak pequeño, iba un tanto intimidado con este agua y un kayak con una riñonera que parecía estar tan floja como su dueño.

Pronto llegó el primer porteo, ya habitual, por las ramas que hay encajadas entre las rocas. En esta foto de abajo está Ignacio comenzando el porteo:



Tras el paso de la parte más estrecha y bonita paisajísticamente hablando del tramo, llegamos al comienzo del tramo clásico y todos, salvo Agus, decidimos portear.
Con este agua el sifón que se va formando debajo de la roca empezaba a intimidar y aunque seguro que no pasaba nada tampoco salimos perjudicados por portear.

Yo aproveché para ajustar el kayak y vaciar (no se como le pudo haber entrado tanta agua) y las sensaciones mejoraron al instante.

El que estaba pletórico este día era Ignacio con el creek, seguro en el río y sin necesidad de hacer ningún eskimo. Creo que ha sido el río en el que más ha disfrutado de los últimos descensos.

Algún incidente en un paso que en algún vídeo llamé como el paso del árbol, pero que no recuerdo su nombre (de tenerlo), que acaba en una marmita que con menos agua enrebufa bastante. Yo caí un poco antes de llegar y Calo me tiene que esquivar como puede para evitar golpearme en el eskimo. En la marmita vuelvo a caer sin consecuencias, pero hubo algún que otro pequeño enganchón y también algún atropello sacador del rebufo :-).

Muy entretenido también el paso de la roca bajo el puente. Pepe hizo uno de esos eskimos suyos a la velocidad de la luz (hay que aprender esa rapidez :-) ) y Fa batió su marca personal.

Más abajo también porteamos el Arrudo. Seguro que nos estará esperando para otro día :-).

El tramo siguiente, salvo dos o tres puntos, ya es mucho más tranquilo que lo anterior y sirvió para incrementar el hambre que teníamos al llegar a Vallobil. No conocía el restaurante, pero salí encantado. Casi tan bueno como el río :-).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada